Hola! Yo soy Carlota. Venezolana viviendo en Houston. Desde que empecé este viaje que es la maternidad, ya somos 4 pasajeros en este barco y este espacio existe para contar nuestras aventuras! La vida me regaló la oportunidad de dedicarme 100% a mis Pirulingos, toda mi ilusión esta en ellos que me hacen tan feliz, que son el motor de mi vida que se recarga de sus risas y sus llantos, de sus ojitos iluminados... Estoy aquí para contar lo que pienso, lo que siento y aprendo mientras criando-ando!

criando-ando

El arte y los niños

image

Hay quienes piensan que los museos de arte y los niños no son compatibles…. Yo he aprendido que resulta todo lo contrario. Resulta que los museos, incluso de arte, son espacios perfectos para compartir en familia… 

Unos más que otros, pero la verdad ya hemos ido a muchos con Pirulingos de diferentes edades y siempre la balanza se inclina a nuestro favor.

Desde los espacios grandes, los colores llamativos y las texturas en las obras que despiertan su curiosidad, hasta exposiciones más “experienciales” en las que pueden participar; ir a un museo es definitivamente un plan que se puede adaptar a los niños.

El fin de semana pasado fuimos al Museum of Fine Arts de Houston. Ya teníamos tiempo queriendo visitarlo, pero la exhibición Soto: the Houston Penetrable fue lo que nos decidió a no postergarlo más.

Es una exposición con mucho encanto: el artista venezolano, el recuerdo de haberlo vivido ya en Venezuela, la luz, las texturas y la experiencia de poder atravesar la obra, tocarla, manosearla, pasear dentro de ella…

Los Pirulingos no pudieron disfrutarla más, pasamos allí mucho más tiempo del que yo hubiese anticipado y a pesar de eso no se querían ir. De repente el museo se trasformó en un patio de juegos, y aunque en algún momento debimos recordarles que no corrieran o gritaran, lo entendieron y siguieron jugando, explorando, tocando, preguntando con una emoción evidente en sus caras…

Y entre risas y juegos se presta para hablar de color, de luz, de textura… de arte… sin pretensiones!

La exhibición estará disponible hasta el 1 de septiembre y es sin duda un plan recomendadísimo, por mí y los Pirulingos…

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Síguenos también en facebook, instagram o twitter

Publicado el 29 de julio de 2014


Imágenes y Letras [20/52]

image

[20/52] Dormir juntos

Precisamente en el post de ayer hablada de algunos dilemas relacionados a la siesta en estas vacaciones escolares, pero en la rutina del colegio, eso no pasa… Todo tiene su tiempo y su momento porque hay más orden y más estructura en nuestras vidas!

Pero los fines de semana, a estos Pirulingos les gusta acostarse en el sofá y jugar hasta quedarse dormidos…

Incluso dormidos prefieren sentirse acompañados!

Aunque alguna patada sin intención cause estragos a mitad del sueño, es un momento de paz para mi que podría verlos dormir por horas, es mi deporte favorito… aunque yo no duerma igual me transmiten esa tranquilidad y serenidad de su descanso, y sus manos acurrucadas debajo de sus caras y los pies entrelazados me inspiran una ternura inmensa

Y además aprovecho muchísimo el tiempo… Incluso para tomar algunas fotos y así no olvidarlo!

image

image

image

image

image

Imágenes y Letras es un proyecto fotográfico en el que me propuse capturar la relación de mis Pirulingos las 52 semanas del año.

Síguenos también en facebook, instagram o twitter

Publicado el 22 de julio de 2014


Siesta o no siesta, he allí el dilema

image

Parece que en estas vacaciones de los Pirulingos el principal dilema de mi vida se resume en la difícil decisión de dejar o no a mis chiquitines dormir la siesta…

La siesta! ese preciado y reparador sueño de media tarde, al que los niños se resisten y con el que los padres soñamos!

En época escolar Andres Ignacio no la toma, y a veces logra recuperar fuerzas con algún “power nap” en el carro cuando regresamos a la casa… Eugenia si duerme un poco pero esta todo controlado dentro de la rutina del colegio… Yo desentendida del asunto no sabía lo que me esperaba para las vacaciones…

Ciertamente es más complicado de lo que parece, tomar la decisión significa sopesar las consecuencias en los dos posibles escenarios:

Si duermen la siesta:

Significa convencerlos u obligarlos… a quedarse un rato quietos en la cama con luces bajas y si estoy de suerte en menos de 10 minutos cesa el llanto y llega el sueño… Mis Pirulingos duermen, y yo tengo al menos una hora libre! A veces se me pasa el tiempo soñando en qué hacer, contemplando posibilidades de libros qué leer, posts qué escribir en este blog, diligencias pendientes para ponerme al día o, las menos afortunadas labores domésticas que siempre son necesarias pero también están siempre de últimas en la lista de prioridades… Si en vez de soñar despierta me pongo manos a la obra logro hacer productivo el día, más allá de los juegos infantiles, paseos o manualidades caseras que son divertidas pero de productivas no tienen nada…

Peeero… si duermen la siesta:

A veces ese sueño divino después del almuerzo se quiere extender y quedar a vivir en sus cuerpecitos y a mi me cuesta Dios y su ayuda despertarlos, y si lo logro, generalmente no nos acompaña el buen humor… Y yo los entiendo porque la modorra no es amiga de siestas interrumpidas! 

Pasado el despertar llega la hora de dormir en la noche, la normal, la de todos los niños de Houston, Venezuela y el mundo, entre las 8 y 9 de la noche… pero esa siesta es en efecto reparadora y recargadora de energías a más no poder y son las 11 de la noche y yo todavía sigo peleando con mis chiquitines para que se queden dormidos y así poder irme a costar con Andres y ver algún capítulo super repetido, pero no menos gracioso de Big Bang Theory…

Y qué pasa si me ahorro estas penas y evito que duerman la siesta:

Puede ser que el día trasncurra sin peleas o amenazas, puede ser que incluso utilice el recurso de “los voy a complacer y hoy no hay que hacer siesta” a lo que responderán con sonoros “yupiiii” y besos abundantes en mis cachetes!

Peeeero:

Debo estar muy cuidadosa, porque aunque mis hijos no la vean, la sombra de la siesta estará vigilante rondando la casa y sobre todo la sillita del carro para recuperar la batalla… cuando llegan las 5 de la tarde me tengo que convertir en payaso para que Eugenia no se acurruque en el sofá viendo televisión… Si salimos en el carro debo personalizar a Elsa, Anna y todo el elenco de Frozen mientras les canto canciones para que no cierren los ojos en alguna curva antes de llegar al supermercado… Si no lo hago, si me descuido terminaré siendo víctima de lo peor…

La siesta tardía! Esa que ni te deja tiempo de hacer nada y te garantiza un niño recargado hasta media noche! Esa que hace que se desvanezca hasta la posibilidad de ver el capítulo de Big Bang Theory antes de caer tú, dormida sin remedio al lado de tus Pirulingos y despertarte al día siguiente con un dolor de espalda que se explica a sí mismo cuando te das cuenta el filo de cama que te dejaron tus retoños para dormir…

image

Y ahora por favor cuéntenme, sus hijos siguen durmiendo siesta tranquilamente o también sufren de este dilema???

Otras entradas relacionadas: 

» Dormir de día

» Si no puedes contra ellos

» Una cama para 4

Síguenos también en facebook, instagram o twitter

Publicado el 21 de julio de 2014


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ETCETERA theme by Hrrrthrrr